sábado, 11 de septiembre de 2010

Capítulo 9

Orion Chains

Cayó la noche en el planeta tierra, mientras Frost y Winer conversaban con Junior, lejos, a varios kilómetros de allí, en el mismo país, Deibys llegaba por fin a su casa. Era detestable tener que usar el transporte público en las noches, todo en la ciudad se pone muy agitado, y el transporte es particularmente pesado, ni los taxi daban paradas, lamentó no haber ido con alguna chica, quizás así tuviera más posibilidades de tomar uno. Pero eso ya daba igual, había llegado a casa, lo primero que hizo fue encender la televisión.

—¡Televisión! —Ordenó, y el comando de voz la encendió.— Dame el canal del tiempo, por favor, hoy estaba haciendo mucho calor.

No hubo una voz en respuesta del aparato, pero este de inmediato obedeció la orden y proyectó en la pantalla a la figura de un hombre de mediana edad, parado delante de un mapa de la región explicándolo con un señalador. El aparato estaba en la sala de la casa, tenía calor, el aire acondicionado estaba funcionando, así que se dejó caer sobre el sillón de la sala y cerró los ojos, puso sus manos en sus cabellos y soltó un gran suspiro. Segundos después se lamentó, una vez sentado allí le costaría muchísimo reunir fuerzas para levantarse, y tenía ganas de darse un baño.

—¡Usted tiene una video-llamada en la primera línea! —Informó una voz en los parlantes del vestíbulo.

—Ponla en la pantalla de la sala. —Ordenó Deibys.— Cancela la señal de la TV.

Acto seguido, se esfumó la imagen del hombre y el mapa, y otra en su lugar apareció. El rostro le resultó familiar, era una prima suya de la Federación a quien tenía un tiempo sin ver, el mensaje era de la estación espacial Andrómeda.

—¡Hola Deibys! —Saludo la chica.— Oye, esta es una llamada rápida, veo que estas algo cansado, así que sólo quiero hacerte una pregunta.

—¡Hola Gabriela! —Respondió Deibys.— Está bien, dime qué necesitas.

—Bueno, no sé si has visto las noticias últimamente, —Respondió la chica, en la pantalla se le veía algo preocupada.— Pero las cosas no han estado muy bien por aquí, en la estación, ha habido muchos problemas, y quería pedirte si me permites ir a pasar un tiempo en tu casa, mientras todo se calma.

—Oye, espera, ¿Por qué? ¿Qué paso? —Preguntó inmediatamente Deibys, incorporándose en su asiento.

—Pon las noticias y te enterarás tu mismo. —Respondió Gabriela.— La verdad no quiero hablar de eso horita.

—Bueno, está bien, puedes quedarte. —Le respondió Deibys.— Sólo avísame cuando salgas, pondré las noticias y me informaré. ¡Hasta entonces!

—¡Sí, hasta entonces! —Respondió Gabriela, y acto seguido finalizó la transmisión. Inmediatamente Deibys se puso de pie, las noticias habían aparecido en la pantalla al terminar la llamada.

En estos momentos, el grupo armado se ha declarado por la secesión de las Colonias de Titán, en Jupite, de la Federación. —Decía el presentador en la TV, mientras mostraban la pantalla dividida, en un lado, un hombre, vestido con frac y en lo que parecía ser una rueda de prensa, debajo aparecía el rotulo de Canciller de la Federación, en la otra mitad de la pantalla, se veían varios edificios destruidos, así como naves inutilizadas y destrozadas en uno de los puertos espaciales, el rótulo ponía “Puerto espacial 17, Europa, Júpiter”.— El atentado se produjo a las 19 horas, según el contador de la Estación Espacial Galadros, una carga aún desconocida de explosivos se detonó en el puerto espacial número 17, de las colonias de Europa, en el sistema de Júpiter, la acción había sido prevista por un grupo armado que envió sus declaraciones a la prensa en un video hace tan solo unas 8 horas, el grupo se hace llamar Orion Chains y, repetimos, pide la secesión de las colonias de Titán, en el sistema de Saturno, de la Federación.

* * *

El lugar estaba en ebullición, Marilyn bajó del transbordador y Salió lo más rápido que pudo del puerto espacial, ingresó sin muchos problemas en el primer nivel de la estación espacial Andrómeda, el nivel de ingreso y al mismo tiempo el nivel comercial, en esos momentos era el lugar más seguro, en donde hubiera más gente, había policías y agentes de de la Federación por todos lados, y aunque los del servicio secreto nunca llevaban identificación, Marilyn creyó reconocer a algunos. Sacó su teléfono y marcó una llamada, miraba a todos lados, quizás pudiera encontrar un café o algún restaurant.

—¿Tertius? —Dijo Marilyn al teléfono.— Soy yo, Junius, esto aquí es un caos, no puedo localizar a Fényx así, tengo entendido que aún no le habían atrapado, ¿Cierto?

—No, aún no. —Respondió una voz por el auricular, era una voz distorsionada con algún efecto extraño.— Ten cuidado por lo que hablas por aquí, las líneas pueden estar interferidas ya, este no es un medio seguro.

—¿En dónde nos vemos entonces? —Preguntó Marilyn, divisó un restaurant y se dirigió hacia él a toda prisa.

—No lo haremos. —Respondió la voz de Tertius.— Esta estación no es segura. Nos cercarán a todos tarde o temprano. El incidente de Orion Chains no ha pillado por sorpresa.

—¿El de quién demonios? —Pregunto inmediatamente Marilyn, acababa de ingresar al restaurant y se fue directo al baño para damas, en el momento en el que ingresaba en uno de los cubículos se hoyó una gran conmoción proveniente de afuera.— Escúchame, hay un hombre en apuros aquí, no quiero que le maten, algo muy raro está pasando, muchas cosas se están saliendo de los planes.

—La base de operaciones en Andrómeda se retira, Junius. —Dijo Tertius tajantemente.— Soy el único que queda aquí, ¿Entiendes? Mi orden es retirarme, Fényx es un caso perdido, te daré dos horas más para que lo encuentres, hay una cápsula de escape en el nivel 18, es segura, y tiene las coordenadas de nuestra nave, esperará en el espacio 4 horas más antes de recibir la señal, sino nos llega, nos iremos sin ustedes.

—Dos horas para dar con Fényx y al menos cuatro horas para llegar a la cápsula y mandar la señal antes de partir. —Dijo Marilyn, bajando un poco la voz, pues acababa de escuchar como se abría la puerta del baño.— Está bien, lo tengo, eso son 6 horas.

—Una cosa más, Junios. —Dijo Tertius, Marilyn notó algo extraño en su tono de voz. Afuera, el alboroto parecía comenzar a calmarse.

—¿Qué?

—Si ves que Fényx está en una situación muy peligrosa, —Respondió Tertius.— No intentes salvarlo, mátale antes de que lo capturen, si ya ha sido capturado antes de que llegues, busca la manera de matarlo y luego usa la cápsula del nivel 12, que es de una sola persona, y tiene coordenadas diferentes.

—¿Matarlo? —Preguntó Marilyn desconcertada.

—Sí, así es. —Respondió Tertius.— No podemos permitir que se filtre información que delate nuestra existencia a la Federación, ya tenemos bastante con el Grupo Óberon.

Marilyn guardó silencio un momento antes de responder, meditando todo cuidadosamente y escuchando con atención los ruidos del exterior. Luego respondió:

—Entendido, lo haré. En caso de que no pueda sacarle de aquí y la situación sea muy arriesgada, lo mataré.

3 comentarios:

Frost dijo...

Ojalá te maten xDD está buena la cosa... ojalá maten a Deibys

the_whistle dijo...

Olvidalo Nay, nadie lo matará. Pronto veremos que tal se desenvuelve la cosa.

the_whistle dijo...

...Y yo me quedé esperando. Encontré el soundtrack perfecto para esta historia: http://www.myspace.com/dolammad