jueves, 12 de agosto de 2010

Capítulo 1

Los primeros pasos, una introducción

La conquista del espacio no fue cosa fácil, no sólo por las limitaciones tecnológicas, sino también pos las limitaciones biológicas, sencillamente el ser humano no estaba capacitado para vivir en el espacio, sólo con el tiempo y el desarrollo a profundidad de la ingeniería genética(que había sufrido muchos tropiezos a lo largo de la historia) se logró corregir a medias algunas de estas dificultades, y pronto se establecieron las primeras colonias espaciales permanentes, los partos en el espacio, que en un principio fueron cosas experimentales y luego accidentales, comenzaron a tornarse cotidianas, comunes, aunque ciertamente eran ligeramente diferentes a los que se producían en tierra. Pronto se suscitaron las diferencias entre los humanos nacidos en el espacio y los nacidos en tierra, puesto que al criarse en el espacio, el desarrollo biológico era sumamente diferente, así, mientras los humanos nacidos en la tierra podían resistir mucho tiempo en las colonias espaciales con pocos inconvenientes(muchos de ellos solucionados con los complejos medicinales adecuados que se suministraban en las unidades médicas de cada estación o colonia espacial), los humanos nacidos en el espacio, en cambio, no podían soportar por mucho tiempo la estadía en la tierra sin sufrir graves complicaciones de salud, esto trajo como consecuencia un mayor desarrollo de la ingeniería genética en cuanto a la manipulación del ser humano, empresa que ya había sido emprendida debido a las necesidades de la vida en el espacio.

Las personas pasaron a clasificarse de acuerdo a su condición genética, algo que parecía un poco más justo que la simple condición racial o las diferencias étnicas que aún imperaban en el planeta tierra, así, una vez que un hijo era concebido, los padres podían optar por hacer las mejores correcciones posibles a su condición genética, disminuyendo riesgos mortales de padecimiento de enfermedades, por ejemplo, y escogiendo en qué cosas se puede mejorar y la posibilidad de desarrollar tales o cuales habilidades, no obstante la manipulación genética enfrentaba ciertos riesgos cuando se pretendía entrar a mayor profundidad y ciertos aspectos físicos(mayor resistencia muscular, cuerpos aptos para soportar condiciones extremas) no podían desarrollarse sin causar mutaciones graves en el individuo o sin alterar considerablemente las condiciones psicológicas del sujeto. El funcionamiento exacto del cerebro seguía siendo un misterio, sobre todo en lo que respecta al nivel genético.

Se tardó casi 3 siglos en llegar hasta ese estadio de desarrollo tecnológico, pero no sin penas o sin altos costos, la historia de la humanidad siguió igual de compleja y embrollada, con sus conflictos pintarrajeados por todo lo largo de los tres siglos transcurridos desde la entrada del tercer milenio. En todo ese tiempo la unificación de la tierra en un único gobierno fue, técnicamente, imposible, a tal punto que en el siglo XXIII existían 3 grandes bloques de poder gobernando el planeta. La competencia tecnológica y la necesidad de recursos impulsaron al desarrollo de las primeras colonias espaciales destinadas a la extracción de minerales y materias primas necesarias para el mantenimiento de la raza, la primera, evidentemente, fue la colonia lunar, la que iría creciendo considerablemente con el tiempo, una colonia que tenía ciertas ventajas con respecto a las otras debido a la cercanía al planeta y a las condiciones especiales de la luna(una de sus caras siempre daba al sol, y por lo tanto la recolección de la energía solar era constante) y que, por lo tanto, se desarrolló rápidamente hasta alcanzar dimensiones descomunales, durante mucho tiempo fue la colonia espacial más grande que hubiera existido.

Pronto siguió la colonia espacial de Minos, generarla fue un problema bastante grande, no obstante, se aprovechó su cercanía a Marte para colocarla en la misma orbita del planeta, su construcción se valió del traslado de varios asteroides y otros cuerpos del cinturón de asteroides, todo con el objetivo de generar una masa lo suficientemente grande como para que la colonia no se desviara de la orbita y se alejara del sistema solar, con todo eso, no se pudo corregir completamente la situación y la instalación tuvo una orbita con inclinación de cerca de 30 grados con respecto al plano orbital del sistema solar. Los asteroides fueron cuidadosamente seleccionados en función de su composición para que constituyeran una fuente de recursos para la economía de la colonia espacial, de esta forma, Minos pasó a ser la segunda colonia espacial de la raza humana.

La colonización de Marte había transcurrido de forma paralela, el planeta ofrecía muchos recursos, por lo que fue la principal motivación de la profundización de la ingeniería genética cuando las primeras colonias se establecieron en el siglo XII, la era de la expansión espacial finalmente había comenzado. Se desarrolló la estación espacial de Fobos(una de las lunas de Marte) como principal puerto de enlace entre los viajes interplanetarios, de esta forma, los transbordadores y naves espaciales iban entre la Tierra y Marte mediante las colonias lunares y la estación de Fobos, sin necesidad de bajar al planeta o acercarse demasiado al campo gravitacional de alguno de ellos.

Para el siglo XIII Marte era una de las colonias más desarrolladas, con múltiples ciudades e instalaciones diseminadas por todo el planeta. El siglo XIII marca también un punto de división, fue el momento en que estalló uno de los más grandes conflictos de la humanidad que afecto considerablemente a sus colonias, fue en ese conflicto en el que la humanidad se dividió en tres poderosos grupos de poder que continuamente luchaban entre sí. A consecuencia de la guerra, las colonias se vieron afectadas, la luna no pudo escapar de la guerra y se vio envuelta, pero Marte y la colonia de Minos se separaron definitivamente de la tierra y se constituyeron como un ente políticamente independiente, aunque a la final terminaron vinculándose con uno de los tres bloques terrestres.

Así, de esta forma, el desarrollo espacial más allá del cinturón de asteroides quedó en manos de las colonias marcianas, en el siglo XIV comenzó la colonización de Júpiter, con las bases de Europa y Ganimedes, los principales satélites de Júpiter. Ganimedes, una luna sumamente activa volcánicamente, y Europa, un océano congelado en donde el agua finalmente dejó de procesarse para extraerse sin miedo como un recurso natural y así surtir a las estaciones externas del sistema solar. pasó casi un siglo más hasta que las colonias de Júpiter fueran independientes de Marte en cuestión de recursos, las extremas condiciones gravitacionales del sistema del gigante gaseoso trajeron como consecuencia la ultima gran revolución en cuanto a ingeniería genética.

La colonización de Saturno sufrió un destino similar, salvo que sólo se tomó una colonia en la gigantesca luna de Titán, en colaboración esta vez con las naciones terrestres. El último paso, y lo más lejos que llegaron las colonias, fue a Neptuno, las sorprendentes colonias de Neptuno fueron desarrolladas con la tecnología más avanzada de que se tuviera conocimiento, habían nacido en un principio como un proyecto estrictamente científico, pero a la larga, se logró un optimo desarrollo de la raza humana en el interior del planeta, debido a las condiciones climáticas y gravitacionales: Neptuno tenía un cielo relativamente azul. Esto finalmente se logró en el siglo XXVI.

El siglo XXVII estalló la primera guerra espacial: las colonias del sistema solar exterior se separaron definitivamente, Marte se dividió en dos grandes naciones, luego las colonias del sistema exterior se fragmentaron una vez más en una nueva guerra y surgieron dos grandes naciones: una república en Neptuno, y una federación en los gigantes gaseosos.

En el siglo XXVIII surgió la poderosa estación espacial de Galadros, la más grande de todo el sistema solar, ubicada en las orbitas exteriores de Júpiter y más tarde nacería también la colonia de Andromeda, perteneciente a Neptuno, un conjunto de estaciones espaciales rotacionales de gran envergadura. El siglo XXIX depararía una gran sorpresa para la raza humana, una vez más. En ese siglo estalló una nueva guerra, producto de la mayor catástrofe espacial desde la guerra del siglo XXIII, una catástrofe que daría inicio a una nueva guerra espacial.

Link de descarga directa:

3 comentarios:

Athos dijo...

Pues bien armado el esqueleto, tengo un par de observaciones que te las diré por MSN xD

clacicrock_zeppelin dijo...

El famoso Arco del Diablo.

the_whistle dijo...

Cabe destacar que no entendí del todo pero continuaré leyendo. Aparte, archivos en Mediafire no es lo que llamamos precisamente "descarga directa".